La acupuntura regula el flujo de energía

La acupuntura regula el flujo de energía. Lo que bien fluye, no duele.

Queríamos saber si la acupuntura se transforma y evoluciona o si permanece milenaria e inalterable. Recurrimos a alguien con 17 años de experiencia en la medicina tradicional china.

Tomamos un té verde con José Joaquín Segura, que estudió MTC en la Escuela Superior de MTC y actualmente es miembro de Practitioner’s Register, mientras hablamos largo y tranquilo sobre la energía, el movimiento, el dolor, el pragmatismo de los doctores orientales y la necesidad occidental de medirlo todo. La acumulación de energía, por ejemplo, se mide en Occidente como señal eléctrica. Hablamos de endorfinas, psiconeuroendocrinología y craneoacupuntura. También del Qi. Y del Qi Gong, arte o ciencia, ejercicio o meditación que consiste en canalizar la energía a través de los meridianos de la acupuntura mediante un conjunto de ejercicios mentales o psíquicos conscientes. Pero sobre todo, quedó muy claro que para saber si se debe aplicar la técnica de acupuntura a un paciente, se han de tener sobre la mesa del médico la analítica, los TACS, las resonancias efectuadas por la medicina occidental. En Oriente, las dos medicinas se complementan. Aquí, debemos saber hacerlo.

– Algunos dicen que la acupuntura es un puro placebo, que sólo actúa por sugestión del paciente.

Sin embargo, es una técnica terapéutica que funciona en Oriente desde milenios. Y se practica en Occidente desde hace 200 años. La cuestión radica en que no existe una explicación occidental para lo que representa la acupuntura. Actúa sobre la sensación de dolor que transmite el cerebro. Los maestros orientales son muy pragmáticos y si algo funciona, es válido. Occidente pide explicaciones. Hay países muy abiertos a la medicina tradicional. Tanto en su aplicación como en su estudio. Estados Unidos lo es sobremanera. Otros no tanto. La acupuntura es de gran ayuda en el tratamiento del dolor y el estrés.

- Entendiendo el dolor como… un estancamiento o, al revés, una aceleración, una acumulación excesiva, de la energía.

Según Oriente, somos movimiento.

- Pero no sólo Oriente. Recuerda la idea de Heráclito y ese río cuyo agua no deja de moverse, de avanzar, de circular. Si esa energía que somos, si ese movimiento que somos, se detiene; si la energía se concentra en un lugar, si desaparece de otro, surge el dolor.

– Lógico. Como el agua estancada pudre las cosas. Y se pudre ella.

Entonces lo que hace la acupuntura es muy simple: equilibra y regula el flujo de esa energía. Donde sobra, rebaja. Sin olvidar jamás que hay situaciones patológicas donde el acupuntor no debe intervenir. Sin olvidar tampoco que la materia que se ve es el siguiente umbral de la energía que no se ve y que provoca muchos de los procesos químicos que conforman a todo organismo vivo.

– Ha nombrado antes el estrés. ¿Cómo entiende la medicina tradicional china algo que parece tan occidental y moderno como eso?

- Muy sencillo, como lo que es: una falta de adaptación o aceptación al ambiente que te rodea; inadaptación que altera tu estabilidad emocional, psíquica y física.

– Supongo que esa falta de adaptación al entorno… provocada por una separación, por el paro, por un exceso de trabajo, por una muerte… producirá un desplazamiento de la energía, de nuestro movimiento. Desplazamiento, acumulación. Estancamiento. Aceleración.

Justo. Y ahí aparece la acupuntura. Para equilibrar, reajustar. Donde falta, pone. No ayudamos al tratamiento de la ansiedad o de la depresión leve porque filosofemos sobre el ying y el yang o porque hablemos de sabidurías ancestrales sino porque podemos restituir el flujo correcto de esa fuerza que nos mantiene vivos.

– En contacto, imagino, con la tierra que pisamos y el cielo que miramos.

Claro. Dicen que los factores que provocan esos desajustes de energía son genéticos, medioambientales (incluida la contaminación) alimenticios y psíquicos.

– En algún lugar hemos citado la psiconeuroendocrinología y la craneoacupuntura. ¿Qué son?

La primera implica una nueva forma de entender la absoluta interrelación de nuestro cuerpo como organismo vivo. Estudia, analiza, interpreta cómo la acción del pensamiento, los estímulos y procesos psicológicos, actúan sobre las acciones de las neuronas que, a su vez intervienen sobre la actividad hormonal, cuya disfunción puede atacarnos física y psicológicamente. Una de las nuevas maneras de la acupuntura, la craneoacupuntura, se centra exclusivamente sobre la cabeza, el rostro, incide en el córtex mismo, ayudando a tratar esas disfunciones neuro-hormonales que llegan a afectar a la psique, al sistema nervioso, a nuestro ajuste de energía…

– Por tanto, la medicina tradicional oriental y sus técnicas… evolucionan.

Muchísimo. Lo hacen en China, Japón, Corea. Siempre en contacto con la Medicina Occidental.

Fuente: Diario Vasco (20 de Noviembre, 2008)

One thought on “La acupuntura regula el flujo de energía

  1. La comprobación de los efectos de los medios acupunturales se pueden ver en los enlaces-links que se mencionan ahora: http://www.equimagenes.com/index.php/bases-cientificas-acupuntura http://www.equimagenes.com/images/pdfs/basescientacupB.pdf En este lugar hay un documento en el que se dice que “Acupuntura es en realidad Neuromodulación” y en el otro se puede leer un trabajo titulado “Bases Científicas de la Acupuntura” en el que se menciona que: “se tienen dos formas de explicar los efectos de la acupuntura: La explicación Oriental y la Occidental. “En esta presentación hablaremos de las bases científicas debidamente probadas en el occidente. Esta explicación Occidental se basa en que la Acupuntura es una técnica de irritación de las terminaciones nerviosas que se encuentran en puntos denominados acupuntos. Estos puntos se encuentran sobre o cerca de terminaciones nerviosas por lo que son todos de origen neural. Su estímulo activa conexiones cerebrales con repercusiones centrales, autonómicas, endocrinas e inmunes de carácter homeostático. Generan respuestas adaptativas estableciendo un nivel organizativo homeostático mayor, convirtiéndose en influencias fisiológicas de restauración. Esta restauración comprende órganos como vísceras y funciones como la audición. Esta relación cortical de la Acupuntura es la que nos permite conocer hoy día, que ella trata no solamente dolores sino también trata enfermedades. A través de la fMRI y PET, es posible observar que el estímulo de puntos de Acupuntura, genera cambios específicos especiales en el Sistema Nervioso Central”
    En el mismo documento se informa abundantemente de aplicación exitosa veterinaria de la acupuntura. ¿Efecto placebo? No hay tal, en esos casos.
    “Por lo tanto, gracias a los medios científicos actuales se han podido medir y demostrar las bases neurofisiológicas de la acupuntura y que su acción puede aplicarse en la mejora de muy diferentes patologías, y no sólo las relacionadas con el dolor, como en dependencias a drogas o tabaco y en trastornos psiquiátricos, además de en oncología, menopausia, vértigos, náuseas y un largo etcétera”. ( )
    Es importante hacer notar que estas comprobaciones sobre la acción cerebral de los medios acupunturales no dejan lugar a duda respecto a varios aspectos que fortalecen la visión informática de la medicina: 1.- El cerebro puede ser influido para curar. Así sana la acupuntura. 2.- Lo hace sin necesidad de introducir materia-energía alguna al cuerpo como hace también la homeopatía. 3.- Indirectamente se deduce que si el cerebro está funcionando mal, se manifiesta la enfermedad en órganos, tejidos y células, y si hacemos reaccionar a dicho órgano rector, podemos sanar.
    En otra publicación titulada “Investigando Acupuntura usando técnicas de imagen del cerebro. El estado actual” (“Investigating Acupuncture Using Brain Imaging Techniques: The Currente State of Play” ( ) los autores destacan que han revisado sistemáticamente la literatura buscando al efecto de la acupuntura en la activación en el cerebro tal como es medida por la Resonancia Magnética funcional y la Tomografía de Emisión de Positrón. Estos estudios muestran que ocurren activación y desactivación de áreas específicas del cerebro grandemente predecibles, cuando se consideran funciones atribuibles a ciertos puntos específicos de la acupuntura. Por ejemplo, se dice, puntos asociados con la escucha y la visión estimula las (sic) áreas cerebrales visuales y auditivas.

    En http://e-digitalis.com/pdf/Digitalis_n16_Acupuntura-Claves.pdf se comenta que la RMf usada para registrar lo que le pasa al cerebro cuando se le aplican al cuerpo agujas acupunturales, desde 2004, ha venido aumentando. En tal documento, denominado “Bases Científicas de la Acupuntura. Claves neurológicas sobre los misterios de la acupuntura. ( ) Kathleen Hui, profesora de la escuela médica de Harvard y miembro del equipo del Instituto Martinos, ha demostrado que la acupuntura induce un patrón característico de actividad cerebral.
    Así pues, son numerosos los experimentos hechos con la RMf que comprueban definitivamente que las influencias acupunturales tienen su efecto curativo en el cerebro. Si no se han hecho este tipo de investigaciones en la homeopatía, ha sido porque la teoría que intenta explicar el cómo de esa terapéutica, la energética, es la que ha predominado, y esta pregona, sustenta, que los homeoremedios infieren en la energía vital, no en el cerebro, como afirmamos quienes pensamos así. Esto es, que la información de dichos remedios infiere en el SNC en su acción curativa como se ha comprobado la influencia acupuntural (Más al respecto en ). Al mismo tiempo, dichos experimentos acreditan algo fundamental: no es necesario influir directamente en la célula para sanar y combatir la enfermedad. Esto, tomando en cuenta que para la ciencia alopática-galénica enfermedad es enfermedad de la célula toda la estrategia curativa alopática está basada en el uso de productos químicos destinados a influir citológicamente. Así es, todo el arsenal fármaco-químico, todas las medicinas alopáticas tienen como objetivo producir un cambio en la célula, esa parte fundamental del organismo, pero que es como un bebé y hay que aportarle todo lo necesario para la vida y quitarle lo innecesario, tareas coordinadas y hechas posibles por el SNC.
    P.S. Soy autor de una teoría, informática, de la medicina en general, que expongo en mis libro: “Homeopatía e informática” Sostengo que lo que hacen los medios acupunturales y los homeopáticos es reaccionar al SNC, ordenador-computadora, directamente, y con ello a órganos, tejidos y células.

Deja un comentario