Entrevista Acupuntura: Dr. Francisco del Río Jiménez

Con una dilatada experiencia en la medicina convencional y en las complementarias (Acupuntura y Homeopatía), el doctor Francisco del Río, natural de Cádiz, analiza exhaustivamente cuáles son los tratamientos más eficaces para curar la psoriasis, los eczemas y la fibromialgia, entre otras enfermedades. Para el doctor la acupuntura es su herramienta básica de trabajo.

Es doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Cádiz. Interno por oposición de la Cátedra de Dermatología y Venereología (Departamento de Medicina Interna) de la Facultad de Medicina de Cádiz. Realizó la Tesis Doctoral dirigida por el Profesor Calap (Catedrático de Dermatología y Venereología de la Facultad de Medicina de Cádiz) con el título «Posibilidades y limitaciones de la Acupuntura en la Dermatología», obteniendo la calificación de Sobresaliente Cum laude.

En el campo de las Terapias Naturales es Master en Acupuntura Tradicional China y Moxibustión por la Universidad Pablo de Olavides (Sevilla). Postgrado en Homeopatía por el Real e Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Sevilla. La redacción de la revista tuvo la oportunidad de contactar con Francisco del Río en EcoNat, el IV Congreso Internacional de Medicinas Naturales donde el doctor ofreció una interesante conferencia titulada: «Correlaciones clínico-dermatológicas entre la medicina occidental y la Medicina Tradicional China. Aplicación práctica en el tratamiento del herpes zoster y de la neuritis postherpética». En esta reveladora entrevista nos cuenta cuáles son los tratamientos más eficaces para las enfermedades dermatológicas e incluso afirma, tras haber tratado más de 70 pacientes con fibromialgia, que esta enfermedad puede tornarse asintomática tras un periodo de tratamiento no excesivamente prolongado (cada caso es un mundo independiente) lo que supone una gran noticia para las afectadas por esta incomprendida dolencia.

Pregunta: ¿Qué es para usted la MTC?

Respuesta: La Medicina Tradicional China (MTC) es una terapia holística que comprende al ser humano (como un microcosmos) en relación con el medio ambiente (macrocosmos) del que recibe sus incidencias.

Entiende, como norma básica, que la salud y la enfermedad dependen del equilibrio dinámico que se deriva de la armonía entre el hombre y su entorno y por otra parte también reposa en un equilibrio mente cuerpo. Si estos equilibrios se rompen, bien en el entono interior, por ejemplo por un sufrimiento prolongado o intenso derivado de la afectación de los sentimientos, como por otra parte por modificaciones en el medio externo, como por ejemplo un día de frío y lluvia en pleno verano, o vivir en un ambiente excesivamente húmedo durante un periodo dilatado de tiempo, surgen modificaciones sobre las que sustenta la aparición de la enfermedad.

La MTC, como expresión de una visión taoista, fundamenta la existencia entre dos grandes polos opuestos y complementarios (Yin y Yang) y en la existencia de cinco movimientos o elementos que sustentan cuanto existe en el mantenimiento de una serie de fuerzas en equilibrio dinámico (teoría wu xing o de los cinco elementos). Estos elementos, Madera, Fuego, Tierra, Metal y Agua son como cinco pilas en las que en cada una se almacenan una serie de características y de cualidades de órganos, entrañas, de sentimientos, incluso estaciones meteorológicas con sus correspondientes climas. Por otra parte y en base a estas correlaciones entiende que las emociones y los sentimientos pueden favorecer la aparición o el desenlace de enfermedades físicas.

Por ejemplo, una persona colérica suele afectar su hígado. Como contraparte una persona que padece del hígado se enfada con más facilidad que una sana. Una persona tuberculosa es alguien que no para de darle vueltas casi siempre a un imposible, tiene un carácter romántico. Me hace recordar el romanticismo de Gustavo Adolfo Bécquer (tuberculoso).

P: Es la piel un fiel reflejo de la salud de una persona?

R: La observación de la piel, como parte de la exploración física de un enfermo, puede permitir extraer conclusiones en un momento dado y en medicina tradicional china la exploración y la minuciosa observación es fundamental para extraer conclusiones. Desde este punto de vista, muchas veces observamos que lo que pasa dentro del cuerpo se refleja fuera.

La piel al fin y al cabo está surcada por los canales de la acupuntura y los canales son las vías energéticas que conectan, desde los órganos y las entrañas, todas las partes del cuerpo.

Se mantiene, desde la MTC, que a través de los canales circula el Qi (energía) y el Xuè (la sangre) y cuando estos dos elementos no circulan adecuadamente se producen bloqueos, que se manifiestan, por ejemplo, en forma de dolor. Así pues y siguiendo el ejemplo, cuando hay un exceso de frío los capilares se contraen, aparecen dolores articulares o musculares, la piel adquiere una tonalidad marmórea; y podríamos seguir así analizando tal como haremos en la ponencia al Congreso.

Desde la perspectiva de la medicina occidental la dermatología fundamenta el diagnóstico en un vocabulario básico, como si fuese un idioma. Es lo que se conocen como lesiones elementales. Éstas pueden interpretarse desde la MTC con el lenguaje de su peculiar etiopatogenia, lo que permite entenderla desde su perspectiva y encontrar su principal forma de tratamiento.

Como digo muchas veces “Medicina y madre no hay más que una”, el análisis de las lesiones elementales y la topografía de su distribución definen, desde nuestra Medicina Occidental, la enfermedad dermatológica, esas características de definición pueden ser analizadas también desde la fisiopatología de la MTC, es decir la MTC posee igualmente un vocabulario fundamental que permite interpretar y analizar el acontecimiento que tenemos ante nuestros ojos y a través de ese análisis encontrar el punto de partida que despegando desde el diagnóstico permita llegar a la solución terapéutica adecuada.

P: ¿Cuántos tipos distintos de herpes hay?

R: Hay tantas formas de herpes como personas puedan padecer herpes porque, no olvidemos no hay enfermedades sino enfermos. A mí me sorprendió la primera vez que oí hablar a mis formadores de las diferencias entre un herpes yang y de un herpes yin y sus diferencias terapéuticas. Ello exige individualizar el tratamiento cuanto sea posible. Hay que llegar al trasfondo de la persona, conocerla lo mejor posible: saber quién es, por qué está padeciendo eso y seleccionar luego los puntos de acupuntura en función de una serie de criterios. La acupuntura funciona mucho mejor usando sólo una aguja o tres, que 40. De modo que la causa desencadenante de un problema se puede solucionar con muy pocas agujas.

Un aspecto muy importante es la diferencia de costos. ¡A qué poquito costo nos podemos remitir para eliminar un problema que a la Sanidad Pública le cuesta una barbaridad! Ahora que tanto se habla de la necesidad de ahorrar, y más en periodos de crisis, sería una alternativa importante, fundamentada y seria.

P: Cuáles son los casos más habituales que suele atender en la consulta?

R: Yo he tenido a muchos pacientes con psoriasis. Ésta es una enfermedad que se considera difícil por su carácter crónico. Tras diagnosticar debes ser cauteloso debes individualizar cada caso y ver si el problema en cuestión permite ser tratado exitosamente con acupuntura como es el caso del que estamos hablando, no todo los casos presenta las características que permitan una satisfactoria evolución aunque en un gran número se logran resultados espectaculares.

Las lesiones desaparecen y el efecto es duradero (años sin reaparecer ninguna lesión y en muchos casos de entre los más antiguos, nunca reaparecieron lesiones). Deben establecerse criterios de selección para no ofrecer falsas esperanzas. Esto es así en todos los casos, por ejemplo, un acné grado uno o dos se puede tratar perfectamente y se cura; en tanto que un acné de mayor grado escapa a la indicación del tratamiento con acupuntura.

La acupuntura al fin y al cabo es una parte de la medicina china, no toda. En España es imposible utilizar medidas terapéuticas procedentes de la farmacopea china. No se pueden importar fármacos, ni plantas ni restos de animales. Yo complemento normalmente con Homeopatía y Flores de Bach. Las agujas no provocan dolor. Dolor es un parto o un cólico nefrítico.

Evidentemente, si te ponen una aguja la notas, pero es una molestia, no dolor. Si al paciente le duele cuando se ha instalado una aguja yo recomiendo quitarla, el dolor no es útil absolutamente para nadie y menos para quien ya los sufre por otros motivos.

La sensación acupuntural es energía en movimiento, esa sensación de calambre interior, de algo que corre por dentro de tu cuerpo de forma momentánea y transitoria, eso es lo que conviene encontrar con la aguja, eso sí tiene efecto terapéutico. Lo que no lo tiene, como decía es el dolor o no sentir nada.

P: Respecto a la psoriasis. ¿se puede curar definitivamente?

R: De nuevo, hay varios tipos. El psoriasis vulgar, que es la que afecta normalmente en codos y rodillas, que es perfectamente tratable. También el psoriasis guttata, que es como si te hubieran rociado con gotas de agua, que afecta a todo el cuerpo y también es tratable; la psoriasis pustuloso palmoplantar de Barber, que deja profundos surcos en las plantas de las manos y de los pies, muy dolorosa también es perfectamente tratable. Los eczemas también, las neurodermitis son tratables.

Las alergias primaverales, a ácaros, a pólenes (no a medicamentos) todo eso es tratable con acupuntura hasta desaparecer por completo y no hay que estar pinchándose toda la vida. Al cabo de unas cuantas sesiones de acupuntura se cura, es decir se vuelve al estado en el que se estaba antes de enfermar.

Hablando de otra cosa, la acupuntura ha demostrado una gran eficacia en el tratamiento del herpes zóster (culebrina) que es una reactivación del virus de la varicela caracterizada por pequeñas ampollas dolorosas agrupadas a lo largo de un dermatoma y de la principal y mas temida de sus complicaciones, la neuritis post-herpética. Pero si la evolución de la neuritis postherpética sobrepasa la frontera de los dos años ya no es posible erradicar el dolor con la acupuntura.

Por tanto, no vayamos a creer que estamos ante una terapia milagrera, aunque sí es cierto que puede sorprendernos muchas veces.

P: Usted ha conseguido que el dolor desaparezca en pacientes con fibromialgia…

R: Sí, yo tengo 70 pacientes de fibromialgia, tratadas, que cuando vuelven a mi consulta al cabo de un año de finalizado el tratamiento, con objeto de hacer seguimiento, me refieren que ya no tienen los dolores que tenían, pero que ahora – que no paran de hacer cosas en casa, cosa que antes no podían hacer- quieren demostrar que no son un cero a la izquierda. Entonces se pegan unas palizas tremendas, a lo que recomiendo tomarse la vida con más calma y lo que no puedan hacer en dos días que lo hagan en una semana. La fibromialgia se cura, al menos a mí eso me aseguran las pacientes, que reaparecen por la consulta al cabo del tiempo y acuden por otros motivos o acompañando a algún familiar. Yo sólo te comento mi experiencia.

Desde la medicina china se contempla todo lo que te cuenta una paciente con fibromialgia como una serie de acontecimientos y se pueden ir analizando y tratando.

P: ¿Qué mecanismos se ponen en funcionamiento cuando se colocan las agujas de acupuntura?

R: La acción de los puntos de acupuntura es como el de pequeños resonadores que se activan. Vas a estimular para enviar un mensaje a algún sitio, similar a las antiguas centralitas telefónicas, conectas un terminal a la clavija correspondiente, pero si nos equivocamos de sitio el mensaje que deseamos o no se da o se da mal. No conviene utilizar muchos puntos a la vez para no «saturar la línea».

P: Lo fundamental entonces es tener la suficiente profesionalidad como para saber exactamente qué puntos hay que activar…

R: Si no se tienen tres criterios para poder seleccionar un punto es preferible no utilizarlo. Hay veces que una sesión de acupuntura puede durar el tiempo en el que localizas el Qi (energía) y ya. Por término medio 15-20 minutos. Pero insisto en lo que ya te comentaba antes y hasta ese detalle debe ser individualizado.

Mira, cuando yo comenzaba a tener contacto con esta técnica me sentía tan perdido como tú puedas sentirte ahora, mezcla de escepticismo, incredulidad y sobre todo tenía un referente con nuestra medicina. La acupuntura, como ya te comenté es una parte de la MTC, más concretamente podríamos decir que es la parte quirúrgica de dicha medicina, la cual posee un cuerpo de doctrina perfectamente estructurado, como sucede con la medicina convencional, aunque como es lógico está expresada en términos nada habituales y no me refiero solamente a la diferencia lingüística que es enorme. Me tropecé con un viejo aforismo chino que dice «Se puede engañar mucho tiempo a poca gente, se puede engañar poco tiempo a mucha gente, pero no se puede engañar todo el tiempo a todo el mundo». Lo único que podía hacer era estudiar con seriedad y rigor. Lo que tuviese que ser sería. Si durante los 4.000 a 6.000 años de historia que se estima pueda tener la MTC y si la acupuntura no hubiese obtenido resultados positivos en todo ese tiempo, evidentemente habría pasado al olvido.

Hay que ser humildes, estudiar la técnica y sacarle el máximo provecho, sin olvidar que es una terapia más, ni la única ni la mejor y que sólo será eficaz si se apoya en el diagnóstico y en la indicación de realizarla.

Marta Gómez Esteban

Revista “Natural” Primavera 2009

Deja un comentario